Follow by Email

lunes, 25 de marzo de 2013

Declaración



Automáticamente y de manera muy obvia… me sedujo lo irreverente de tu invitación…

Sólo era un café con aroma a vainilla y conversación discreta, terminaste diciendo que me querías en tu vida… y eso fue una osada proposición.

Me sobresalté y encendí un cigarro, como sí el humo me trasladará detrás de un biombo y no leyeras en mis ojos que anhelaba quedar enredada en tus palabras,  y escribir lo que a mi cuerpo detenía mi limitada soledad, y que tu boca  explicaba para traducir lo que tu cuerpo exigía.

Sólo en los ‘’Café de París’’ puedes soñar y besar con solo dos terrones de azúcar………………………….



sábado, 23 de marzo de 2013

Por encargo


Y te había encargado
que me besaras mucho
y ellos cayeron
a miles de metros de profundidad.
Le cavaste la mejor tumba al frenesí
y a la espalda acomodaste
frente a la historia de aquellas locuras
que habías inventado

Solo volteaste para decirme
que las preferías hermosas
y más jóvenes.
De mi boca se escapó un:
Te necesito y no te necesito.

Volviste a dar tu espalda
al deseo de tocar mi piel
y gozarla sin cobro ninguno…
y como por arte de magia
apareció  el silencio
en la sala del café de la esquina


lunes, 18 de marzo de 2013

Declaración


He tejido una red para inmovilizar la Magia que me regala tu espacio y que se enreda en el instante en que sonríes a mi caricia.

Se me escurren los segundos y los minutos, los quiero encadenar entre mis dedos para dibujarlos con los mejores colores y escribir la historia de nuestro andar.....

Vamos de la mano, así entre tus dedos y los míos podremos aprisionar la fascinación…

¡¡Hombre camina junto a mi sin siquiera sospechar de cuanto te amo!!





jueves, 14 de marzo de 2013

Los pepinos me indigestan


Los pepinos me indigestan tanto como a Domingo Faustino...

En realidad miré la mentira en los ojos del farsante en cuestión y me dejó perpleja con su negación rotunda al hecho mismo. De ahí solo miré las desfiguradas letras que se entremetían en sus dientes y se adherían como sarro de siglos entre el molar uno y el dos de su lado izquierdo, y era así como para que, cuando esbozara una sonrisa de galán matador, no se salieran de su encantador colmillo
Fue ahí que noté que la saliva se teñía de pánico y él apuraba en embucharla, que su lengua se ponía torpe y su modulación cojeaba al compás de sus sonidos.
A  todo esto, yo miraba atónita en los ojos del mentado tramposo y ante semejante situación intenté salvarlo.  Mi argumento fue decirle que deseaba abrazarlo y enumerar mi amor de a poquito. Amor que ya empezaba a aflojar de mi cuerpo. Caí en la cuenta de que sus ojos ya no tenían brillo del que yo me había extasiado en algún encuentro fortuito, que su estatura, ya no era del porte de cuando yo empinaba mis pies para alcanzar su boca, que su estómago pronunciado me estaba molestando, y que el sabor de su beso me empezaba asquear…
Y como suelo decir en algunas ocasiones extremas con la expresión que arranca de mi interior, dije: 

¡CHUCHA!

Ahora la cosa se pone peligrosa, el pobre tipo está a punto de tragarse la mentira y se va a envenenar. Con mucho cariño y contención intente darle una mano y poniendo ojos de enamorada, le regalé una sonrisa… pero la maldita mentira triunfó, me escupió diez letras bañadas en mierda, por lo que casi vomitó encima del pobre espécimen, que  se puso más tartamudo aún y en su pecho percibí que su corazón ya estallaba… revoloteaban las mentiras en el aire, eran soldados que marchaban con sus impecables uniformes, bien alineados, bien peinados y bien parecidos. Casi estuve a punto de resbalar y caer en sus brazos, y casi me convencen al momento que  embelesada admiraba las pericias marciales y tramposas…
La mentira daba vuelta y lo seducía como calurosa amante y el calamitoso hombre tenía tanto pánico de sucumbir a la verdad que terminó tragándose cada una de las letras, la frase completa, el engañador sustantivo, el falso adjetivo, así sin anestesia y con mucho disimulo, dijo:

¡No sé mi amor de que me hablas!

Pero como Sarmiento decía:
"Me indigesta más una mentira que un pepino". (La historia era que la hermana le había mentido a cerca de no tenía pepinos para el almuerzo, porque a Domingo Faustino Sarmiento le caían mal); me fui a cerciorar de que no se habían acabado los pepinos y que  la mentira existía, que era verdad lo que yo había visto, leído, sufrido y llorado con mis propios ojos…
Fue así que entré a la cocina, tomé el pepino más verde y fresco… le quité su cáscara con el cuchillo más afilado y elaboré una apetitosa ensalada…
Preparé la bandeja y le dije:

¡¡Buen provecho!!

Al atardecer mientras la mentira dormía su inocente siesta, se revestía de un intenso color rojo asomando una posible alergia…



lunes, 11 de marzo de 2013

Cosecha


Foto tomada por Mi misma



  
Y el otoño se viene y con sus mejores colores.....ya asoma en el cielo con sus vaivenes de amarillos y ramas desnudas, y marca la llegada de una época de serenidad, que parece ir envolviéndolo todo en un apacible equilibrio, la noche y el día tendrán la misma duración, la luz solar comenzará a declinar y la noche se hará más larga.
El verano irá perdiendo fuerza y las hojas de los árboles comenzarán a dorarse.
Es una sensación que se percibe en el aire, en los árboles con sus aromas y texturas, en los seres que nos rodean.
En esta estación el calor disminuye, y la luz se va alejando, es un tiempo de balance, la naturaleza nos ofrece un auténtico espectáculo de color que invita a la relajación, al descanso, se prepara para el sueño del invierno, para la gran transformación que vendrá.
Las energías se preservan, se administran, los vientos del otoño limpian y barren el suelo, transportan las semillas y enfrían el aire.
Es el momento de la reserva y de la conserva, los frutos recolectados del verano, serán alimento para el invierno, se guardan sus semillas y descansamos equilibrando fuerzas.
Así como la Tierra toma todo lo que le damos y lo transforma en nutrientes y alimento para su ser, también en nosotros, lo conquistado se transforma en fuerza potencial para el desarrollo personal.
En el otoño vemos que todo termina para poder renacer.

viernes, 8 de marzo de 2013

Currículo vitae


De pintora, a ceramista y escultora, a fotógrafa y Tarotista… trabajos que entrelazo con la escritura.

Desde hace cinco años publico mis cuentos y poemas, esto me ha permitido desenterrar de mis cajas y cajitas todos los papeles amarillos, que han acompañado mi vida.

He realizado publicaciones en Diario La Nación,  Diario Uno y en Women’s Press.

Soy autodidacta y constructora de Magia…





                         Foto tomada por Ricardo Misito

jueves, 7 de marzo de 2013

8 de Marzo


Mágicamente MUJER en el abrazo y el ejemplo de mi abuelo, de mi padre, de mis hijos, de mi nieto, de mis hermanos y acompañada “EN ESTA TAREA’’ de mis abuelas, de mi madre, de mi hija, de mis nietas, de mi nuera, de mi hermana, de mis tías, de mis primas, de mis sobrinas y de mis amigas…

Porque sin ellos y ELLAS no sería la Mujer con mayúscula que soy al día de hoy….


Hoy no celebro… hoy estoy en la "pelea’’ diaria de ser aún más MUJER…………


Autor de la foto Ricardo Misito

domingo, 3 de marzo de 2013

Resabio


Enredados y adheridos en sus manos  quedaron los vestigios y olores del día de ayer…de eso me preocupé al minuto que tomó las mías. Yo quedé revoloteando entre su beso y su abrazo.

Me llevó a su pasado, lo mostró sin ropajes, sin maquillaje, con el rostro limpio de cruda verdad. Yo dejé a mi corazón guardar cada recuerdo de la vida misma y de su valentía… que sólo vino a tomar el resabio de este sábado y de muchos más.

La conversación fue vaporosa y simple… solo los detalles triviales de la subsistencia misma, contadas por su boca, y lacradas a fuego con su mano izquierda…

Yo solo lloré con mi intuición y él con destreza secó la lágrima equivocada, que su boca acarició a la cuenta regalarme un esquivo beso