Follow by Email

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Eclipse

Cada vez y cuando la ocasión lo permite el dios Sol espera refugiarse detrás de la falda de la diosa Luna.
La cita es cuando el universo regale la posibilidad de que esto ocurra.

A él siempre le emerge una terrible ansiedad, lo atacan los nervios y la inquietud varios días antes.

Como en cada oportunidad, no sabe que susurrarle al oído a esta bella dama, olvida su reluciente y abrasador idioma de galán de planetas y de estrellas. 



Titubea si besar su cuello o quedarse en el suspiro profundo de inhalar todo su perfume, y o simplemente decirle que extraña estas citas y que no sean más seguidas, y o simplemente disfrutar de los minutos que el Cosmo generosamente obsequia, y o apretar su cintura para llevarla dibujada en sus destellos, porque en algunos lugares de la tierra podremos mirarlos  alinearse como un solo astro.

lunes, 16 de octubre de 2017

Arrodillada

Soy una poeta enamorada
escribo de rodillas
buscando misericordia
del furtivo admirador,
y así salgo a la calle
a buscar la palabra adecuada
que sosiegue mi corazón,
la promesa oportuna
que tendrá alas propias.

Y suplicó a la rima 
que indulte mi discordancia,
que ruegue al lector
no castigar mi pobreza
del verso adecuado,
cuando mi estribillo
se esconda

en lo más profundo de su ser.

martes, 20 de junio de 2017

Argumento



¡El argumento es inválido querido! 

… tu excusa vale mierda y mi coartada tiene como fundamento la palabra ¡Desamparo!

… así fue como tu mirada me dijo que mentías alegando en tu defensa que yo no calentaba ni a las piedras al sol. 

… así me encontraste agitada y borracha en otro abrazo y llena de orgasmos. Esos que perdiste cuando tu deseo desconoció que había placer en mis muslos.

… me preguntas por la evasiva a mi comportamiento, y te digo que otro murmuró a mi oído lo que mi cuerpo deseaba oír; que más vale mentir en cosas de amor que la verdad gritada a medias.

… y así fue querido mío, que abandonaste la batalla nupcial porque no ganaste ninguna cruzada, fuiste el peor soldado, las medallas las recogió quién me abrazó para no soltarme jamás.

… mi nuevo amante es responsable de que ahora sonría y tengas ganas de bailar esta última mentira.