Follow by Email

sábado, 13 de octubre de 2012

Navegante


Dibuja en tu cuaderno el viaje de regreso a mi cuerpo, y escribe de puño y letra cada detalle sin hundirte en la incertidumbre.

Arrima tu barca al muelle de mis ilusiones, ancla tus sueños a los míos y lava la cubierta de mis pesadillas.

Si a babor sientes palpitar mi corazón, dame un tormentoso beso y naufraga en mi boca, que la marea se apresta a subir  con resaca y luna llena.

Despliega las velas al viento que mi pelo volará  y hará cosquillas al cercano futuro.

Aprieta fuerte tus manos a la quilla para pasear tus dedos por mi espalda, que soltaré en tu oído el mejor de mis suspiros.

Ruega e implora que navegue  en tus ojos y me deje guiar por ser mi diestro navegante que surca los mares de mis orgasmos sin titubear.

Y así cuando mires al horizonte desde el más alto de los mástiles, verás tu barcaza atravesar el infinito en el más próximo de los placeres.



Foto tomada en Buenos Aires por la autora


2 comentarios:

  1. Me llevaste de regreso al mar, para volver a sueños pasados. Me embriaga cada golpe de la ola, pero cada golpe de la ola sobre la cubierta, tare tu nombre desde el ayer. Sentir que cada barrido de la ola en el Golfo del Corcovado, te puede arrastrar, péro ¿ Qué importa si tu como una sirena, pasarás delante mío y me iré tranquilo, pera esta vez en la cubierta del Caleuche y cada vez que pase por ahí, sabre que estarás y te veré con los ojos del alma?

    ResponderEliminar