Follow by Email

viernes, 27 de febrero de 2015

Abierta y Cerrada




Si por una ventana abierta  miras hacia afuera, no verás tanto como cuando miras una ventana cerrada, y si ésta es iluminada por tu lámpara de noche, encontrarás la visión más deslumbrante, más misteriosa, más fértil, más tenebrosa. 
Detrás de ese vidrio podrás ver lo que jamás te mostrará la luz del sol, detrás de ese vidrio descubrirás que la vida vive, sueña y sufre.

domingo, 15 de febrero de 2015

Si fuera poeta

En los deshechos que vuelan por las calles 
podrías leer la melancolía de mi poema, 
desde el grito desgarrador de la infamia 
hasta la minuciosa descripción de una noche de amor,
y así con la invernal lluvia 
mi prosa mojaría vuestro rostro 
con tristes lágrimas que se elevarían como nubes.


En mi casa sin puertas ni ventanas, 
escribiría infernales estrofas, 
con la esperanza de ganar el cielo
serían los sonetos de mi muerte,
con disfraz de amargura, 
que a pesar de éste 
seguiría siendo yo misma, 
aunque a veces no me reconozca en el espejo de la vida.
Y entonces en la desnudez de mi cuerpo, 
gritaría la interrogante narrativa contra la vida: 

¿Qué estoy haciendo yo aquí?

domingo, 1 de febrero de 2015

Amigo de las gaviotas





Todas las tardes a la hora en que el sol se va a dormir, él va a conversar con las gaviotas, les pide que le cuenten historias de las personas que transitaron por el puerto, los que caminaron a su trabajo por la costanera, las que esperaron el metro tren, las que en la mañana lloraron y las que rieron cuando les dieron un beso. 
Pero éstas a él no le interesan, él quiere saber de la mujer de ojos soñadores, sin perder la esperanza que escuchará la historia de su pelo alborotado, de su risa de primavera, de su aroma a juventud, de su caminar cadencioso, de su cámara fotográfica atrapando atardeceres, que son la razón de su vida. 

Él muere de celos cada vez que mira al sol tragarse el océano, y caer en la realidad de que al día se le acabó el tiempo, porque la noche llega con sus estrellas a cobijar las sombras.

Comunicación





Le escribió la palabra Alegría con la esperanza de mirarse nuevamente en sus ojos, pero para desilusión de su alma ella respondió con una escueta copia de la misma.
Ahora lee el diccionario buscando palabras y más palabras que le acerquen su pelo con aroma a vanidad, su boca llena de promesas falsas y sus ojos que miran a otro. 
Mientras la otra, entre cables de comunicación, espera su palabra escrita en mayúscula y envuelta por signos de exclamación y adornada con un rojo corazón.