Follow by Email

martes, 10 de mayo de 2016

Tiempos que corren

Los tiempos que corren han superado mi paciencia y mi poder de asombro, desde hoy me declaro rebelde sin causa. 
Desde hoy me resisto; a los escenarios mediocres, a la mentira convertida en micro climas, a la calumnia que transcurre afuera y adentro, a la tristeza que otro provoca en mi alegría cuando en los casinos de la vida apuesto el amor no regalado, y a el cinismo que se sirve en la mesa acompañado de pebre, pan fresco y vino añejo. 
Prefiero, correr mil metros de ida y otros mil de vuelta, gozar el aroma a tierra mojada, sentir la lluvia en mi cara, contemplar la nube blanca y algodonosa, cobijarme al calor del sol brillante, oír el trino de los pájaros, abonar al pago de mis cenas con vales del talonario de alguna olvidada princesa, y sentir la bofetada del frío mañanero que me dice que estoy viva.
Ya no quiero seguir desfilando por falsas pasarelas, bailando en escenarios con censura que restrinjan mi ingreso o salida, y respirando la hediondez de las cloacas donde habita la corrupción y el firmamento mal iluminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario