Follow by Email

domingo, 3 de marzo de 2013

Resabio


Enredados y adheridos en sus manos  quedaron los vestigios y olores del día de ayer…de eso me preocupé al minuto que tomó las mías. Yo quedé revoloteando entre su beso y su abrazo.

Me llevó a su pasado, lo mostró sin ropajes, sin maquillaje, con el rostro limpio de cruda verdad. Yo dejé a mi corazón guardar cada recuerdo de la vida misma y de su valentía… que sólo vino a tomar el resabio de este sábado y de muchos más.

La conversación fue vaporosa y simple… solo los detalles triviales de la subsistencia misma, contadas por su boca, y lacradas a fuego con su mano izquierda…

Yo solo lloré con mi intuición y él con destreza secó la lágrima equivocada, que su boca acarició a la cuenta regalarme un esquivo beso

No hay comentarios:

Publicar un comentario