Follow by Email

sábado, 20 de enero de 2018

Deambular



Silencio, ¿qué oyes?

¿a mis mil pasos,
a mi caminar apresurado,
o a el último suspiro de la tarde?

Detente y presta atención 
entra en mi acostumbrada pesadilla
pero no espantes a mi ángel de la guarda
con tu indiscreto misterio
ni me apartes de la nostalgia 
de mi insomnio a las tres de la madrugada.

Y si me ataca el sonambulismo
déjame deambular por el jardín 
mojar mis pies en el rocío de abril
que así me premio para conversar
con mis muertos.