Follow by Email

lunes, 2 de marzo de 2015

Desarmar

Cuando me consumo bebiendo 
y la tristeza palpita en el tic tac de mi muñeca, 
…entonces la leo… 
en el papel que vuela con el soplar del viento, 
en el humo de mi cigarro que contamina el aire, 
en la boleta de la compra de mis zapatos de invierno, 
en la escalera de los templos,
y se escribe en las estaciones del Metro.

Mas tan terrible no es
si robo esperanza
en la avenida de la muerte.


Porque nací para recibir  flores 
que  robabas en algún jardín 
cuando espiabas a la vecina.
Y desarmo el tiempo 
cuando percibo la risa de la montaña 
y en su ladera bailan las hienas, 
pero te aseguro que debajo del agua los peces lloran, 

lloran lágrimas con alarido de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario