Follow by Email

jueves, 8 de abril de 2010

Pronóstico del tiempo



Escuchó al hombre del tiempo
Seleccionó la ropa adecuada
Marchó a su trabajo como cada mañana
Dijo buenos días con el desgano habitual
Trabajó como un robot ocho horas
Se empaquetó en su gris abrigo y con el mismo desgano dijo Adiós
Con su bolsa de pan pensó en el regreso a casa
Con su habitual paso enfiló a la estación del metro
La empujaron, la estrujaron, la apretaron y el cansancio la sostuvo
Emergió a la superficie de la estación Neptuno
Y regresó a casa por el camino de siempre
El pronóstico del tiempo decía chubascos ocasionales por la tarde
Las primeras gotas cayeron en su rostro
El olor a tierra mojada le evocó su infancia
Las siguientes gotas se mezclaron con sus lágrimas.
Hay que darle al tiempo el permiso de hacer su trabajo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario