Follow by Email

jueves, 28 de mayo de 2015

Traslado



Los objetos siempre tienen un propósito  especial y a cada persona le son útiles unos u otros.

Por ejemplo:

Las puertas tienen por objetivo abrir y cerrarse, y en esta acción nosotros, las personas, podemos entrar o salir dependiendo de nuestra necesidad, algunos nos ausentaremos por un tiempo y otras ocasiones podremos desaparecer para siempre.
También las  abriremos de par en par y dejaremos entrar a quienes golpean portando una sonrisa, los ojos brillantes, el corazón latiendo de alegría, y la esperanza de permanecer en la historia de vida…

Las valijas nos permiten movernos con lo más básico para resistir un  viaje. 
Hay algunos que se las arreglan con una pequeña y pocas pertenencias, reconozco que aplaudo a quiénes han tenido que hacerlo de esta manera por un período largo, años para ser más específica. 
También está el equipaje del adiós para siempre, en este empacamos la rabia, la desilusión, el dolor, la desazón, la imprudencia, la traición, y apretamos el abandono en el corazón para que no deshacernos en el intento.


Con maletas,  valijas, equipaje, bultos,  cruzaremos puertas para entrar o salir y determinar el futuro, a veces diciendo con alegría, hasta la vuelta, o con mucha tristeza, hasta nunca más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario