Follow by Email

miércoles, 9 de marzo de 2016

a la mujer que me parió






Parió cinco hijos y a todos los tuvo entre risas, gritos y lágrimas de emoción, los amamantó con sus dos pechos hasta que los primeros dientes le indicaron que debía olvidar esta tarea, y secar su leche. 

Anduvo encorvada de tanto pasitos que enseñó con ese amor maternal de educarlos y hacer tres futuros hombres y dos futuras mujeres.

Soportó adolescencias, rebeldes y sin causas.

Parió con hija y nueras, retoños que le regalaron sonrisas de por vida.

Amó con fiel devoción al hombre que se llevó en su corazón su virginidad, y durante 30 años, lo mimó con la pasión que él le enseñó a su inexperto cuerpo de niña mujer.

Amó al padre, al hermano, al amigo, con vida y delicadeza de samaritana. 


Se la llevó la muerte sin anunciarle que la iba a visitar, cuando no era el tiempo, y aún tenía ganas de correr, bailar y jugar con sus nietos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario