Follow by Email

sábado, 3 de enero de 2015

Semanas, meses y días

Quisiera trepar por las cincuenta y dos semanas que vienen a hurgar dentro de los días, y espiar a las horas para verlas llenarse de minutos. Esto de curiosear en el próximo año, entrar en su intimidad y adivinar lo que dice mi horóscopo, que por lo demás nunca da en el blanco y no es certero, es mi anhelo de vida.

Quisiera avanzar en el tiempo para engañarlo volviendo atrás y sacarle la lengua al mes de enero diciéndole: ¡Volví de nuevo y ya sé lo que me va a pasar!

Quisiera poder repartir horóscopos a cada uno, dándoles algunos datos para que sean felices, como también cobijar, y enjugar las inevitables lágrimas que podré impedir al tener en mis manos la perfecta bola de cristal.

Quisiera volar hasta el mes de diciembre y devolverme paso a paso, y detenerme en cada estación, para saciarme más veces de tus caricias y atrapar los besos que me prometes cada año nuevo.

Quisiera inventar mil cosas para predecir este 2015, pero solo sé decir:
Que aquí estaré para cuando surja la adversidad, que mi alma será un pañuelo cuando quieras secar las lágrimas que siempre llegan a nuestros ojos sin ser invitadas, que también mi copa y el buen vino estarán dispuestos para brindar por la alegría de estar juntos en estos próximos trescientos sesenta y cinco días.


¡¡FELIZ AÑO 2015!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario