Follow by Email

miércoles, 30 de abril de 2014

Botero 4599

Me gustan los hombres de mar, que de madrugada levantan su cansado cuerpo para desafiar al océano en la mitad de sus peligros y tempestades, desafiando el destino, en este ir y venir del puerto al horizonte para volver al atardecer con la riqueza marina.


Amo a estos pescadores que enredan y desenredan sus redes, y que manejan su quilla con la misma destreza que el cuerpo de la amada, que espera las caricias en tierra.






No hay comentarios:

Publicar un comentario