Follow by Email

sábado, 7 de septiembre de 2013

Mimadas

En mi mano tengo una pequeña flor que está regada con sangre de la tierra, abonada con amor y el sudor del mejor jardinero, es delicada y muere sin sus mimos…
De mi mano pasa a la tuya, ¡Cuídala!
























No hay comentarios:

Publicar un comentario