Follow by Email

martes, 2 de julio de 2013

Nueva providencia

En una hora más de cualquier mes y año podré llamar a ese número…  el que anotaste hace unos minutos en mi agenda.

No te hagas ilusiones que sea antes… que aún intento deletrear los signos que dibujaste en su blanca hoja…

Bueno, el derrame de mi taza de café y la intención tuya por limpiar rápido, lo impidieron mis manos y el beso que plantaste en mi boca.

No sea que en los café de Nueva Providencia se nos dé por comprometer la vida en un tris y chasquidos de dedos, y se nos ablande el corazón seco por el tiempo de no vernos.


Porque si es así… déjame ver si intento dilucidar como descifro los ocho números que esconden la mancha de café, y acorto el tiempo para llamarte, antes que acabe la hora de esta fría tarde de Julio

No hay comentarios:

Publicar un comentario