Follow by Email

lunes, 4 de febrero de 2013

Arte



En el arte de la prudencia
reparo el discernimiento
a tu mirar
y no es el momento
de disponer
discreción al asunto

Entonces no encuentro:
ni censura,
ni sensatez,
ni  locura,
ni disparate distingo, 
ni abrazo la cordura,
ni instalo juicio,
a mi insinuación... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario